Ofrenda

Ofrenda
Ofrenda

miércoles, 6 de abril de 2011

LOS MOLINOS DE VIENTO


RódoV, Kafeníon Aktaión, 25 – XII – 2008

Hotel Hermes y balcón al mar. Cuando ya empezaba a desesperarme –con desesperación serena y moderada, eso sí–, un anciano se ha acercado y me ha dado la dirección del hotel. Me ha costado un poco encontrarlo, pero el esfuerzo ha merecido la pena. Una habitación amplia y barata, una habitación acogedora que mira al puerto antiguo de Mandraki. A la derecha la cúpula del Mercado Viejo y el Castillo de los Caballeros de San Juan. Desde la cama veo molinos de piedra desnuda y tejados rojos. Más allá las cumbres blancas de Turquía.
Antes de perderme por callejuelas empedradas me tomo un café en un establecimiento de aspecto festivo. En el café flotan continuos deseos de felicidad. Kalá Cristoúgenna. Crónia pollá[1].
El mar me ha perseguido hasta esta butaca contagiada también de oleaje.
 
video
 


[1] Feliz Navidad. Por muchos años.

No hay comentarios: